hejiras


MusicPlaylistView Profile
Create a playlist at MixPod.com

sábado, 28 de mayo de 2011

De presentes

Que hace suponer que el espiritu se libera ante la embriaguez oportuna.
Todavía... la miro y pienso, recuerdo el día.
Yo, un vaso ocasional de Whisky... un parucho en la mano y perdido vaya a saber donde, disfrutando del leve mareo apoyado en la barra y soñando con el sinfín de botellas acumuladas detras del barman -siempre son atractivas delante del espejo cuando se multiplican-.
No me di cuenta ante estas cavilaciones cuando senti el abrazo y sus breves pechos en mi espalda.
La vi en el espejo, al lado de las mil botellas y sumó su atractiva mirada brillosa de algunos tragos.
No me di vuelta hasta saber que ese abrazo estaba consumado... o extasiada.
Cuando lo hago, estaba en puntas de pies todo lo que más que pudo, con la cara elevada clavándome su mirada y saludando sin tutear.
-Cómo le va...
No titubeé, tome su pera y metí mi lengua dentro de su boca hasta dejarla sin aliento.
Creí que no lo esperaba, que había violado su confianza, que me había sobrepasado, que resistiría y se iría sin más.
Sentí su lengua punzar a la mia... su aliento a cerveza y cigarrillos y un sabor dulce en su saliva; fuí yo el sorprendido al ver como manejaba su cuerpo con astucia y ganas... y de como el espejo nos devolvía las miradas de los presentes -seguramente maliciosas-.
Liquidé lo que quedaba en el vaso de un solo trago y adelantandome a su mano, la arrastré por todo el salón casi tambaleando sin mirar las sombras en su murmullo.
Ya... bajo el alumbrado de la calle... completó la magia vestida toda de negro, rostro mortalmente blanco y labios carnosos a los que atrape con toda mi boca.
Seguimos con el tambaleo hacia rumbo desconocido, estábamos algo mareados y no solamente por haber tomado... juro... juro que no me importaron sus 23 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada